Mi nuevo libro! 


En algunas entradas anteriores les he compartido mi historia sobre cómo he afrontado la tiroiditis de Hashimoto, hoy me complace comunicarles que mi nuevo libro “Bailando con Hashimoto” ya está a la venta 😊

El vídeo promocional es suficientemente elocuente así que se los dejo por acá y les reitero que estoy a la orden para apoyarles. Si sufres de tiroiditis de Hashimoto puedes escribirme un email a bailandoconhashimoto@gmail.com para obtener mayor información.

Pincha aquí para ver el vídeo. 

Puedes ordenar el libro en los siguientes sitios:

Balboa Press

Amazon 

Crocante paleo de manzana hecho con láminas de yuca y plátano 


Un día luego de preparar arepitas de yuca y plátano pensé que sería interesante extender la masa en el horno y ver cómo quedaba. Eso hice y terminé con unas láminas crocantes. Cuando mi esposo las vio me dijo que se podría inventar un postre parecido a la milhojas, en varias capas y con un relleno dulce. 

Me gustó la idea pero no quise complicarme mucho con el relleno así que tomé una manzana la piqué en lajitas y la puse a asar con pasitas y canela en un poco de aceite de coco. En cuanto estuvieron listas armé las capas y quedó todo listo sin siquiera habérmelo propuesto, a veces las mejores cosas ocurren sin tener una meta fija, tan solo dejándonos llevar por las ideas durante el proceso. 

Aquí les va la receta:

– 350 gr de yuca pelada, picada y sancochada 

– 1 plátano grande maduro

– 4 cucharadas de aceite de coco

– 1 manzana roja cortada en lajitas 

– 2 cucharadas de pasitas

– 1/2 cucharada de canela

– 1 chorrito de miel (opcional)

Preparación:

Procesar la yuca cocida con el plátano pelado y picado agregando tres cucharadas de aceite de coco hasta que quede una masa suave.




Estirar la masa con una espátula en un recipiente rectangular refractario con papel encerado. 


Procura que la masa se estire lo máximo posible de manera que el grosor sea mínimo. 

Llevar al horno por 150 C por 20 minutos o hasta que esté dorado en los bordes (está pendiente en este paso para evitar que se pase de horno).

Mientras tanto coloca la manzana a fuego medio-bajo con las pasitas, aceite de coco, canela y la miel, tápalo y cocina hasta que queden suavecitas.

Una vez frío córtalo en pequeños rectángulos.



Ahora arma el postre empezando por una capa de crocante, otra de manzana y así sucesivamente hasta terminar con una capa de manzana 🍎 

Disfruta! 

Mazapán de merey con cardamomo y rosas

A mi esposo le encanta esta receta de mazapán. El merey tiene muchas posibilidades de uso en postres paleo, queda muy bien simulando tortas de queso o pie de limón por ejemplo.

Aquí les presento mi último invento recreando el mazapán con ingredientes del Medio Oriente, espero lo disfruten! 

Ingredientes:

– 4 cucharadas de mantequilla de merey (más adelante instrucciones para su preparación)

– 2 cucharadas de miel o sirope de maple 

– 1 pizca de sal

– Cardamomo molido al gusto (yo usé 1 cucharada)

– 1 cucharada de aceite de coco 

– Pétalos de rosa para decorar (aptos para el consumo)

Preparación:

Para hacer la mantequilla de merey simplemente coloca en el procesador el merey al natural y procesa hasta que forme una pasta parando ocasionalmente para bajar el merey que se pega de los bordes. 



Yo procesé 300 gramos de una vez y coloqué en la nevera lo que me sobró para futuras preparaciones. 

Luego combina la cantidad de mantequilla de merey recomendada con el resto de los ingredientes dejando un poquito de pétalos de rosa para decorar. 

Lleva a la nevera por media hora y pica en pequeñas porciones, así evitarás comértelo todo de una sola vez 😉




Disfruta! 

Arepitas dulces de yuca con anís 

Hace poco una amiga muy querida me invitó a desayunar unas ricas arepas de yuca que ella misma hizo. Cuando publiqué un vídeo de nuestro encuentro en instagram otra muy buena amiga me comentó que ella hacía las arepitas de yuca dulces, así que me decidí a intentarlo y resultaron deliciosas! Además la masa es súper manejable y no se pega del sartén 😉

Ingredientes:

– 700 gr de yuca pelada y cortada en trozos

– 2 cucharadas de papelón rallado 

– 1 cucharada de anís dulce (opcional)

– 1 pizca de sal 

– 2 cucharadas de aceite de coco


Preparación:

Se sancocha la yuca con suficiente agua hasta que esté blandita. Se procesa junto con el aceite, papelón y la sal hasta lograr una masa consistente. Se le agrega el anís dulce y se forman las arepas.


Se colocan en un sartén antiadherente caliente a fuego moderado y se voltean una vez que formen una capa tostada.

Se llevan al horno precalentado a 150 C preferiblemente en una bandeja cubierta con papel antiadherente o de aluminio (no como yo que las puse en la rejilla) y se cocinan por 20 a 30 minutos. 


Rellenar a su gusto y disfrutar. Perfectas para un desayuno dominguero ☺️

Me están dando ganas de crear una serie de recetas de arepas de yuca agregándoles otros ingredientes como plátanos, remolacha o calabaza. Ya les iré contando como resulta el experimento 😄 

Hummus paleo de calabacín y rúcula


Esta alternativa al hummus tradicional es realmente deliciosa, una sabrosa variante que te permitirá saborear este acompañante árabe de las comidas en tu régimen paleo.

Ingredientes:

  • 2 calabacines pequeños pelados
  • 1/3 taza de tahine o crema de ajonjolí
  • 1 limón 
  • 2 cucharadas de aceite de oliva 
  • 1 taza de rúcula lavada
  • Sal marina al gusto
  • Agua suficiente para lograr la consistencia deseada

Preparación:

Corta los calabacines en trozos y colócalos en agua hirviendo por cinco minutos. Sácalos del agua y una vez que estén a temperatura ambiente llévalos a la licuadora con el resto de los ingredientes con excepción del agua. 

Una vez licuado agrega el agua solo si lo consideras necesario para lograr una consistencia más o menos cremosa según tu gusto. 


Sírvelo con aceite de oliva adicional, también puedes adornarlo con rúcula y granada 🙂 

Si gustas puedes agregar ajo. Es riquísimo sobre vegetales cortados o para acompañar empanadas paleo o tus chips paleo favoritos como los de remolacha. Disfruta! 

“Cereal” de coco Paleo

A veces extraño la practicidad del cereal: tomas la caja, sirves un poco en un plato hondo, completas con leche y ya tienes tu desayuno listo. La dieta Paleo no incluye ni cereal ni leche, sin embargo conseguí un delicioso y nutritivo sustituto que es igual de práctico: el coco tostado. 

Para preparar el coco tostado ralla el coco, si tienes procesador de alimentos para ayudarte con esto tanto mejor 😉 Lo colocas en una bandeja antiadherente cuidando que quede en una sola capa y lo llevas al horno precalentado a 150 grados C. 

Cuando han pasado alrededor de 20 minutos remueve el coco para asegurarte que se dora por todos lados y vuelve a llevarlo al horno por unos 5 minutos más. 

Una vez que está frío mézclalo bien y ya puedes servirlo y usarlo como tu cereal de antaño. Lo mejor es que se conserva por bastante tiempo en la nevera si lo colocas en un frasco de vidrio, así que lo puedes servir directamente por las mañanas cuando andas de carreras. 

El coco tostado se carameliza y toma un sabor dulce muy rico. Si deseas puedes añadirle un toquecito extra de dulce antes de llevarlo al horno con un chorrito de sirope de maple natural o miel. 

Para completar tu plato agrégale nueces, semillas, fruta fresca y leche de coco. Delicioso! 😋

Perdona

picture blog perdon

Para solucionar nuestros problemas de salud desde la raíz debemos ser conscientes de que no sólo los aspectos físicos influyen en nuestro cuerpo. Nuestras emociones y pensamientos cambian constantemente nuestra estructura, produciendo la segregación de hormonas que tienen amplia influencia en nuestro estado.

Las emociones son energía, como todo lo que existe. Cuando por alguna razón tenemos emociones represadas en nuestro interior, éstas generan una frecuencia vibratoria que es diferente a la de las células y órganos que las rodean; produciendo dolor, fatiga y atrayendo a nuestra experiencia cotidiana situaciones acordes con dicha emoción.

Uno de los medios más efectivos para drenar las emociones reprimidas es el sonido unido con la intención. Las vibraciones sonoras son capaces de poner en circulación dichas emociones y sustituirlas por una energía más acorde a nuestra naturaleza. Todos hemos experimentado las diferentes emociones que puede producir la música, como cuando por ejemplo ésta eleva nuestra frecuencia vibratoria haciéndonos sentir alegres.

En esta meditación que he creado uso el poder del sonido generado por el bowl o cuenco de cristal unido con la voz. Ambos vibran en una frecuencia muy cercana a nuestra esencia, permitiendo que las emociones vibren armónicamente, se muevan y sean guiadas por la intención.

En este caso empleo el canto polifónico el cual se ha convertido para mí en un excelente medio de meditación. En el canto polifónico el cantante utiliza una técnica que permite a la audiencia escuchar con claridad los armónicos de la nota base, estos armónicos simulan el sonido del viento o de un instrumento de viento como la flauta. Entonces aparte de la nota base se escuchan simultáneamente los sonidos armónicos generando la sensación de que hay otros instrumentos presentes cuando no es así.

La intención de esta meditación está dirigida al perdón que es tan importante para seguir adelante y encontrar nuestra esencia de luz.

Déjame saber cómo te ayudó esta meditación, si puedes escucharla con audífonos en un lugar cómodo y sin interrupciones tanto mejor. ¡Espero que la disfrutes! Haz click aquí para verla ahora.