Identificando Hashimoto – Síntomas

depresion woman

Las estadísticas indican que 60% de las personas que padecen Hashimoto no han recibido un diagnóstico certero. Los síntomas son tan variados y confusos que ciertamente no es fácil determinar cuál es el especialista al que se debe asistir para identificar la enfermedad.

Todas las células del cuerpo poseen receptores para las hormonas producidas por la tiroides, esto quiere decir que prácticamente todas las funciones corporales requieren de dichas hormonas para su correcto funcionamiento. Las hormonas tiroideas afectan directamente al cerebro, corazón, pulmones, sangre, crecimiento y mantenimiento de los huesos, metabolización de azúcar, grasas y proteínas y algunos procesos inmunes.

A continuación encontrarás la guía de síntomas más detallada que he podido recopilar. No tienes que padecer todos y cada uno de ellos, si consigues algunas coincidencias existe una alta probabilidad que tengas Hipotiroidismo Hashimoto:

–          Fatiga continua e inexplicable

–          Depresión, tristeza o cambios de humor pronunciados

–          Sensibilidad al frío, manos y pies generalmente fríos

–          Imposibilidad de perder peso a pesar de seguir una rutina con dieta y ejercicios adecuados

–          Ganancia de peso no asociada a cambios en la dieta ni en la forma de ejercitarse

–          Cabello seco y quebradizo

–          Pérdida de cabello excesiva

–          Pérdida del vello exterior de las cejas

–          Uñas secas que se parten con facilidad

–          Dolores musculares y en las articulaciones

–          Síndrome del túnel carpiano

–          Dolor en la planta de los pies conocido como fascitis plantar

–          Hinchazón de cara, ojos, brazos y piernas

–          Bajo deseo sexual

–          Infertilidad y/o abortos recurrentes sin explicación obvia

–          Períodos menstruales más largos o aumento en su frecuencia

–          Dificultad para concentrarse, pérdida de la memoria

–          Constipación frecuente

–          Sensación o dolor en la parte frontal del cuello

–          Voz ronca

–          Bajas frecuencia cardiaca y presión arterial

–          Episodios periódicos de fuertes palpitaciones del corazón

–          Altos niveles de colesterol que no responden a dieta y medicación

–          Alergias constantes manifestadas en la piel

–          Infecciones regulares

–          A veces se puede sentir dificultad para respirar o mucha necesidad de bostezar

–          Visión borrosa

–          Dolores de cabeza

–          Insomnio

Por favor si tienes algunos de estos síntomas visita al médico endocrinólogo lo más pronto posible. Si recibes este diagnóstico no te asustes, has dado un paso muy importante en tu recuperación. Poco a poco iré compartiendo en este medio las estrategias que he empleado en mi proceso de curación, tú también puedes mejorar y vivir la vida plena que mereces.

Anuncios